BUSCADOR EN INTERNET

Búsqueda personalizada

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Tutankamón, un faraón superado por su tesoro

Imagen del sarcófago del faraón Tutankamón, una pieza en oro macizo de más de 100 kilos de peso, que contenía la momia del llamado "rey niño" y que se puede ver en el Museo de Antigüedades de Egipto, en El Cairo. EFE/Andy RainVista de la máscara de oro de Tutankamón expuesta en el Museo Egipcio en El Cairo y que se ha convertido en el elemento más característico del tesoro hallado por Howard Carter en 1922 en la tumba del faraón, en el Valle de los Reyes, en Luxor (antigua Tebas). EFE/Khaled ElFiqiSarcófago del faraón Tutankamon en el interior de su tumba, en el Valle de los Reyes, descubierto en noviembre de 1922 por el arqueólogo británico Howard Carter. EFE/yv

Imagen del sarcófago del faraón Tutankamón, una pieza en oro macizo de más de 100 kilos de peso, que contenía la momia del llamado "rey niño" y que se puede ver en el Museo de Antigüedades de Egipto, en El Cairo. EFE/Andy RainVista de la máscara de oro de Tutankamón expuesta en el Museo Egipcio en El Cairo y que se ha convertido en el elemento más característico del tesoro hallado por Howard Carter en 1922 en la tumba del faraón, en el Valle de los Reyes, en Luxor (antigua Tebas). EFE/Khaled ElFiqiSarcófago del faraón Tutankamon en el interior de su tumba, en el Valle de los Reyes, descubierto en noviembre de 1922 por el arqueólogo británico Howard Carter. EFE/yv
Imagen del sarcófago del faraón Tutankamón, una pieza en oro macizo de más de 100 kilos de peso, que contenía la momia del llamado "rey niño" y que se puede ver en el Museo de Antigüedades de Egipto, en El Cairo. EFE/Andy RainVista de la máscara de oro de Tutankamón expuesta en el Museo Egipcio en El Cairo y que se ha convertido en el elemento más característico del tesoro hallado por Howard Carter en 1922 en la tumba del faraón, en el Valle de los Reyes, en Luxor (antigua Tebas). EFE/Khaled ElFiqiSarcófago del faraón Tutankamon en el interior de su tumba, en el Valle de los Reyes, descubierto en noviembre de 1922 por el arqueólogo británico Howard Carter. EFE/yv

magen del sarcófago del faraón Tutankamón, una pieza en oro macizo de más de 100 kilos de peso, que contenía la momia del llamado "rey niño" y que se puede ver en el Museo de Antigüedades de Egipto, en El Cairo. EFE/Andy RainVista de la máscara de oro de Tutankamón expuesta en el Museo Egipcio en El Cairo y que se ha convertido en el elemento más característico del tesoro hallado por Howard Carter en 1922 en la tumba del faraón, en el Valle de los Reyes, en Luxor (antigua Tebas). EFE/Khaled ElFiqiSarcófago del faraón Tutankamon en el interior de su tumba, en el Valle de los Reyes, descubierto en noviembre de 1922 por el arqueólogo británico Howard Carter. EFE/yv 

 

Siete años de excavaciones y en el último intento, cuando la financiación se acababa, Howard Carter realizó el mayor descubrimiento arqueológico de la historia de Egipto. Noventa años después, el fastuoso tesoro de Tutankamon se exhibe entre polvo en las salas del Museo del Cairo mientras su tumba se ha convertido en un lugar de peregrinación para turistas.
Neb-jeperu-Ra Tut-anj-Amón fue un faraón egipcio de la dinastía XVIII, el último de sangre real de esa dinastía, que reinó apenas 9 años en el siglo XIV a.C. y cuyo mayor logro fue devolver el país al culto de dioses como Amón u Osiris tras la época monoteísta de su padre, Akenatón.
Apenas se sabía de él, pero todo cambió en noviembre de 1922 cuando el arqueólogo británico Howard Carter descubrió su tumba, casi intacta, en el Valle de los Reyes. Y en su interior, el mayor tesoro encontrado nunca de ese periodo glorioso de la historia antigua.
Criado en una familia de artistas, Howard Carter (1874-1939) no recibió una educación formal y con sólo 17 años se embarcó hacia Alejandría para trabajar en el Fondo Egipcio de Exploración como dibujante. Participó en varias expediciones y se convirtió en arqueólogo para ser nombrado en 1899 jefe de Monumentos del Alto Egipto (sur).
Un tipo solitario, con "una inclinación natural a la irascibilidad" y un cierto complejo de inferioridad académica, según su biógrafo T.G.H.James, cuya suerte cambió en 1908, cuando conoció al quinto duque de Carnarvon, George Edward Stanhope Molyneux Herbert, un aristócrata británico aficionado a la arqueología, que financiaba excavaciones en Luxor (la antigua Tebas), al frente de las cuales situó a Carter.
Carnarvon quería encontrar la tumba de Tutankamon e hizo que ese objetivo se convirtiera en la obsesión de Carter, aunque tuvieron que esperar a que Theodore Davis, único con permiso para excavar en el Valle de los Reyes, decidiera abandonar la zona en 1912 al pensar que ya había hecho todos los descubrimientos posibles.
Pero pese al empeño que puso Carter en la empresa, ninguna de sus campañas lograron resultados importantes, ante la creciente insatisfacción de Carnavorn.
En 1922 le dio un ultimátum y el 4 de noviembre de ese año Carter reanudó los trabajos para descubrir poco después una escalera que conducía a la tumba de Tutankamon, o al menos ese era el convencimiento del arqueólogo. El día 6 envió un telegrama a Lord Carnarvorn: "Por fin hemos hecho un maravilloso descubrimiento en el Valle; una tumba magnífica con sellos intactos recuperados para su llegada. Felicidades".
MÁS ALLÁ DE LA IMAGINACIÓN.
El 23 de noviembre Lord Carnavorn y su hija, Evelyn Herbert, llegaron a Luxor. Al día siguiente, ya con la escalera limpia Carter descubrió que la tumba había sido profanada por saqueadores, que habían vuelto a sellar la puerta, por lo que no sabía lo que se iban a encontrar, lo que hizo aumentar exponencialmente la tensión del equipo.
Tras traspasar las dos primeras puertas, el día 26 se encontraron con una tercera también sellada de nuevo. "Al principio no podía ver nada, el aire caliente que salía de la cámara hacía que la llama de la vela oscilara, pero en seguida, cuando mis ojos se fueron acostumbrando a la luz, detalles de la sala fueron apareciendo lentamente de entre la bruma, animales extraños, estatuas y oro -por todas partes el destello del oro-. Por un momento -lo que a los otros les debió parecer una eternidad- me quedé mudo de asombro y cuando Lord Carnavorn, incapaz de aguantar el suspense por más tiempo, me preguntó ansioso: ¿Puede ver algo?, todo lo que pude decir fue: Sí, cosas maravillosas".
Habían pasado 3.262 años desde que el faraón fuera enterrado siguiendo todos los ritos egipcios para permitir descansar a su alma e impedir que nada ni nadie interrumpiera su sueño eterno. Lo que alimentó por algunos años la existencia de una absurda "maldición faraónica" contra todos los presentes en la apertura de la tumba.
LA MAYOR ATRACCIÓN TURÍSTICA DE EGIPTO.
Un maldición que no hizo sino aumentar el interés por un tesoro que el equipo de Carter tardó diez semanas en sacar de la tumba. Y que necesitó de diez años de trabajo para poder catalogar las más de 5.000 piezas que lo componían, una cifra que varía según las fuentes y a la que habría que añadir algunos objetos desaparecidos que se han ido recuperando con los años.
Destacan especialmente el sarcófago que contenía la momia del faraón, de más de 100 kilos de oro macizo; la máscara funeraria que se ha convertido en el símbolo de Tutankamón y de Egipto y, sobre todo, la momia, cuyos análisis han permitido determinar que el faraón murió e malaria, que sufría trastornos óseos y que, con toda probabilidad, era hijo de Akenatón.
Pero había muchos otros objetos destacados en una tumba compuesta de una antecámara, un anexo, una cámara secundaria y una cámara sepulcral.
El trono del faraón, realizado en madera, oro, plata y vidrio; cinco carros; un sarcófago de madera; la cama de Tutankamón; su diadema real de oro, con piedras preciosas, que aún estaba en la cabeza de la momia cuando Carter abrió el féretro; un pequeño recipiente de oro que contenía los órganos momificados del "rey niño"; un abanico de madera cubierto en oro o un estuche para un espejo que lleva la palabra "ankh", que significa "vida".
Estos objetos se pueden ver en el Museo de Antigüedades de Egipto, en El Cairo, donde se exhiben de forma un tanto desordenada y rodeados de una gruesa capa de polvo que se acumula en las urnas de cristal que los contienen.
Un tesoro que merecería una exhibición más cuidada. No en vano es el mayor atractivo turístico de Egipto, junto con la tumba de Tutankamón, en el sureño Valle de los Reyes, en cuyo interior se encuentra la momia, que está expuesta, de forma intermitente, desde 2007, y para cuya visita hay que pagar una entrada extra a la que permite el acceso al Valle de los Reyes.
Lo que demuestra el interés por este faraón, pese a que su tumba no es ni de lejos la más interesante o impresionante del complejo. Pero sí la que atrae más a la gente, repitiendo así el esquema de la obsesión que llevó a Carter a su descubrimiento hace ahora 90 años.
"Pueda tu espíritu vivir, durar millones de años, tú que amas Tebas, sentado con la cara al viento del norte, los ojos llenos de felicidad". Es la inscripción de la lápida de Carter, copia de la que muestra la copa de alabastro de Tutankamón, una obsesión de la que el arqueólogo no pudo librarse ni con la muerte.
Alicia García de Francisco.
Efe Reportajes

2 comentarios:

  1. Con semejante pieza de oro, vaya que debe ser toda una atracción turística :D

    ResponderEliminar
  2. Intrigante e interesante historia.
    El Egipto de aquellos tiempos debio ser maavilloso, nada que ver con el de hoy, eso es la prueba de como la vida cambia.
    Un abrazo.
    Ambar.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Archivo del blog

Mi lista de blogs