BUSCADOR EN INTERNET

Búsqueda personalizada

martes, 5 de marzo de 2013

Los nombres de los papas: ¿a qué se deben?









¿Cuál es el criterio por el que los pontífices eligen su nombre papal y por qué difiere del suyo? Un prestigioso experto en Teología explica éste aspecto curioso de las elecciones papales.
Los nombres más utilizados por los sumos pontífices han sido: Juan (23 ocasiones) y Gregorio y Benedicto (16 veces), mientras que 43 nombres (como Pedro, Anacleto, Ponciano o Eusebio), fueron utilizados una sola vez, en tanto que Juan Pablo I y Juan Pablo II han sido los únicos papas que han usado un nombre compuesto.
Según el sacerdote, ingeniero industrial y doctor en Teología, Juan Luis Lorda, profesor de Teología Dogmática, Filosofía, Antropología y Ética, en la Universidad de Navarra, uno de los primeros cambios de nombre, que ha hecho famoso a su protagonista, “fue el de un papa del siglo VI que se llamaba Mercurio, y que lo reemplazó por el de Juan II, porque le pareció mal llevar el nombre de un dios griego”.
Ante la cuestión de cambio de nombre en los papas, el experto en Teología indica: “Los sumos pontífices adoptan un nombre diferente del suyo original, entre otras cosas, siguiendo la idea de que una persona, al ser nombrada papa, tiene que cambiar, debe ser un hombre nuevo, con una trascendencia más elevada”.
La modificación de nombres en los papas se viene realizando desde el siglo XI, cuando comenzó a hacerse de una manera institucional y continuada.
A lo largo de la historia no se ha seguido una línea o evolución ni tampoco un criterio fijo en la elección de los nombres de los vicarios de Cristo, al decir del experto teólogo, sino que cada papa ha elegido su nombre “según le ha parecido por razones muy diversas: desde devociones personales, como la de Juan XXIII hacia su padre, hasta la intención de conectar con la herencia de otros papas previos que se han llamado así".
Con respecto al sucesor del papa Ratzinger, el sacerdote indica que “el nombre del próximo papa podría ser Benedicto XVII o Juan Pablo III u otro diferente, sin relación con estos pontífices, aunque probablemente con su nombre querrá decir algo y seguro que lo explicará, siguiendo el ejemplo de pontífices anteriores”.
Aunque no existe una tendencia actual a la hora de elegir los nombres ni se puede prever cómo evolucionarán en el futuro, lo que es casi seguro es que “no utilizará el nombre del apóstol Pedro, el primer papa, que ningún pontífice se ha puesto hasta ahora, ni tampoco el de Jesús u otro parecido, por obvias razones de respeto hacia esas máximas figuras del cristianismo”, añade Juan Luis Lorda.
Por Ricardo Segura.
E F E - REPORTAJES
ROMA (ITALIA) 6/6/2012.- El papa Benedicto XVI bendice a un bebé sujetado por el padre George Gaenswein(d), durante la tradicional audiencia general de los miércoles en el Vaticano. Cuando un sumo pontífice se sienta en la silla de San Pedro, cambia de nombre. EFE/Claudio Peri
Ciudad del Vaticano, 4-11-1958.- El Papa Juan XXIII recibe la Triple Tiara de manos de monseñor Di Vignale, en el Balcón Central o de la Bendiciones de la basílica de San Pedro, durante la solemne ceremonia de coronación como nuevo papa. Juan es el nombre más común entre los papas a lo largo de la historia. EFE/Luciano Mellace/nr
Foto facilitada por el Osservatore Romano que muestra al papa Benedicto XVI mientras imparte la bendición "Urbi et Orbi", a la ciudad de Roma el 08 de abril de 2012. EFE/OSSERVATORE ROMANO

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Archivo del blog

Mi lista de blogs